Principal

Tramites

En

Donación de Órganos

¿Qué es la Donación de Órganos?

Como el nombre lo dice, es la práctica de donar un órgano sano para el uso de otra persona con alguna enfermedad crónica o terminal, que cuentan con uno o varios órganos fallando o que ya fallaron completamente. Así mismo, uno puede ser donador de órganos sin necesidad de haber fallecido, como donar un riñón o parte de tu hígado (las personas pueden vivir sin ningún problema con solo un riñón y con solo una parte de su hígado), o después de haber fallecido, puedes donar todos los órganos útiles que se encuentren en buen estado, como ambos riñones, el hígado, pulmones, corazón, corneas, etc.

La Donación de Órganos después de la muerte es una práctica moral que puede ayudar a otras personas a seguir viviendo.

El Instituto Mexicano del Seguro Social trasplanta solo los siguientes órganos:

  • Riñón.
  • Pulmón.
  • Páncreas.
  • Tejidos (Corneas, Válvulas Cardíacas).

¿Qué necesito para ser Donador?

No necesitas realmente ningún tramite en específico, solo necesitas conseguir tu Tarjeta de Donador, el cual te registra como donador de órganos. Puedes conseguir este documento en:

  • Centro Nacional de Trasplantes.
  • Organizaciones que realicen campañas a favor de la donación y/o trasplantes.
  • Hospitales que cuentan con programas de donación y/o trasplante.

O puedes descargarlo e imprimirlo desde este enlace: Aquí

En caso de fallecer y en tu voluntad se encuentre la de ser donador total o parcial, tus familiares serán informados con respecto a tu decisión, pero ellos tendrán la última palabra con respecto a la disposición y uso de tus órganos, por lo que siempre es bueno que se encuentren bien informados de tus intenciones.

Todas las personas pueden decidir si desean o no donar sus órganos después de fallecer.

¿Quiénes pueden ser donadores?

Toda persona que así lo desee, estando en vida y que cuente con un cuadro de buena salud, en la plenitud de sus facultades físicas y/o mentales, puede postularse como donador de órganos.

Toda persona que no cuente con un cuadro de buena salud o tenga algún problema física, disminución parcial o completa de sus facultades físicas y/o mentales no podrán ser donadores.

Los menores de edad tampoco pueden donar en vida, salvo sea el caso particular de la necesidad, como un trasplante de médula ósea, para tal situación, se solicitaría el completo y expreso consentimiento de los padres o tutores del menor.

Finalmente, toda persona con interdicción (personas privadas por la ley del uso o practica de sus derechos) no podrán donar órganos o tejidos ni en vida, ni al fallecer.

Para personas que fallecieron, solo podrán ser donadores si cuentan con el consentimiento de sus familiares, así como que la causa del deceso fuese por muerte encefálica o por paro cardio respiratorio.

Recuerda informar a tus familiares sobre tu decisión de ser donador.

Trámites Relacionados:

Regresar a la Página Principal